Mensaje de nuestro Rector


Iniciamos un nuevo ciclo escolar, el 17-1, y damos la Bienvenida a los Alumnos que iniciarán su formación profesional, a los que la continuarán y a los Profesores, Personal Administrativo y Directivo que los acompañarán.

“Sorpréndete de lo que eres capaz de hacer” es una frase que tiene un gran significado para quienes transitamos por la Universidad, sobre todo para los alumnos ya que en su proceso de formación adquieren el Conocimiento necesario que sustentará su ejercicio profesional y en donde gracias a la capacitación obtenida podrán afrontar los diferentes problemas que se les planteen.
Para que su vida profesional se desarrolle con éxito ante cada problema que les toque resolver, deberán de ser capaces de identificarlo y diagnosticarlo atinadamente a través del análisis que hagan del mismo para posteriormente generar la propuesta que al aplicarla logre resolverlo acertadamente. Para que este tipo de práctica se lleve a cabo, la adquisición de los Conocimiento necesarios es clave.

Cuando un Alumno adquiere conocimiento sobre su carrera y se esfuerza para hacerlo suyo, se va modificando su capacidad de comprensión. El Conocimiento adquirido tiene ese fin, permitirles analizar, comprender y afrontar sus diversas manifestaciones, por lo que cada Profesor al impartir su materia y los temas que la componen, está ayudando a que el Alumno cuente con toda la información necesaria para resolver situaciones determinadas, por lo que es muy importante que en cada materia se ofrezcan las explicaciones necesarias que le permitan comprender cada ámbito y aspecto, hasta permitirle imaginar cómo es que opera cada parte, cada teoría, sustento y aplicación de su disciplina.

“Sorpréndete de lo que eres capaz de hacer” es más el recurso que permite lograr soluciones extraordinarias. La manera de hacer que esto se logre es que: ante el problema que se enfrente, el análisis que permita reconocerlo esté acompañado de la imaginación, esto es, de la recreación mental de cómo está ocurriendo hasta visualizar en dónde está la deficiencia. La solución posible deberá entonces seguir el mismo procedimiento: imaginarse que con el proceso corregido propicie una solución acertada, que sea acorde a su correcto sentido y entonces, hacer lo necesario para que se instrumente y aplique.

En este proceso está implícito el “hacer las cosas bien hechas” y es posible gracias a la formación que nuestros alumnos reciben ya que en ellos se conjugan varios elementos: una sólida formación académica gracias a nuestra magnífica planta de Profesores que centra su atención en el aprendizaje; que tengan una formación metodológica que les permite reconocer y analizar los diversos problemas que enfrenten; que cuentan con un conjunto de habilidad creativas que se apliquen en las soluciones correctas. Estas habilidades les permiten estrechar sus vínculos con el Conocimiento y aplicarlo eficientemente.

La Arq. Leticia Asensio dejó entre sus pensamiento memorables* uno que ilustra claramente esto y que cito a continuación: “Debemos prepararnos para ver el mundo, el universo, el intangible. ¿Como salimos a la vida, dispuestos a las nuevas travesías, con los mismos ojos? Los Ojos están bien, lo que debemos cambiar es la mirada.
Tenemos, no obstante muchas ayudas: La de los poetas, los imprescindibles. Los que escriben con piedra o con espacio, con color, con vuelos, y claro, también con palabras y silencios. Ellos ponen palabras, donde nosotros no podemos. Tenemos al arte, que nos permite ver la fealdad de la belleza y encontrar la belleza de la fealdad, y nos va enfocando la mirada, que ya empieza a ver otras cosas”.


Sean pues estas palabras e intenciones una invitación para que, como tantos otros, les permita responder a la invitación de pasar a través de Quetzalcóatl con la confianza de que la buena formación que han alcanzado les termine permitiendo, antes o después “Sorprenderse de lo que son capaces de hacer”

Atentamente
Marco A. Moreno Nishizaki








________________________________
*Leticia Asensio. Siete miradas en busca de la imagen, Tesis, Universidad de Salamanca, España, 2003.